Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo Koto Ryu Koppojutsu
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo creado en el Siglo XVI, llevado a Japón desde China por Chan Busho.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Fue organizado por Sakagami Taro Kunishige.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Utiliza distancias cortas, métodos directos y rápidos para impactar las articulaciones.

Leer más...  
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Gikan Ryu Koppojutsu
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo creado en el Siglo XVI por el Daimyo Uryu Gikanbo.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Posee una Forma Particular de Patear y Comúnmente se Proyecta Barriendo las 2 Piernas.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Utiliza distancias cortas, métodos directos y rápidos para impactar las articulaciones.

Leer más...  

Clases de Ninjutsu en Santiago Centro     EL ARTE DE NADAR CON ARMADURA     Clases de Ninjutsu en Santiago Centro

Para unos isleños como los japoneses, el nadar había sido siempre un acto casi natural, casi tan natural y necesario como el respirar. Incluso hoy en día, los pescadores y buceadores (sobre todo las mujeres que se sumergen para buscar perlas) son conocidos en todo el mundo por su habilidad en el agua. Pero esta habilidad para nadar no era sólo una técnica desarrollada en respuesta al entorno japonés; para el bushi era un arte que podía (y muchas veces tenía que) usar en el combate, En japón, los campos de batalla siempre atraviesan arroyos, ríos y lagos, y muchas batallas importantes tuvieron lugar cerca o en esas extensiones de agua que separan una isla de otra o varias islas del mar. Cada uno de estos tipos especiales de aguas presentaba unos problemas específicos que el bushi tenía que afrontar y para los cuales, como guerrero, tenía que estar preparado. Su problema se complicaba por el hecho de que cualquier natación que pudiera hacer significaría una inmersión llevando puesta su armadura y lodo el complemento de armas que requería su condición social.

Históricamente, los buke siempre prestaron una gran atención a la defensa marítima. Las primeras invasiones de los mongoles habían enseñado al guerrero japonés a no confiar solamente en modelos de defensa de costas de contraataque reflexivo después de que el enemigo había desembarcado, sino a tratar activamente de entablar combate con las fuerzas enemigas mientras éstas estaban o bien preparándose para el desembarco o tratando de alcanzar la costa. Según el texto marítimo clásico, el Wakan Senyoshu, como explica Bonar en 1887, los japoneses habían desarrollado cuarenta y seis tipos de naves aproximadamente: veintiuna para pescar en aguas costeras y veinticinco para la navegación en alta mar. Entre los navíos de la última categoría se encontraban los buques militares de diseño más pequeño y aerodinámico que los barcos comerciales. Tenían unas funciones específicas y transportaban contingentes de guerreros como escoltas militares. Entre éstos encontramos el omifune, utilizado por el emperador; el suzu-fune, utilizado por los nobles del antiguo kuge, y los navíos espléndidamente decorados (o-rneshi-bune, goza-bune) de los gobernadores provinciales. Sin embargo, los guerreros utilizaban ciertos tipos de barcos que eran sumamente maniobrables en los grupos de combate. Uno de los que más se utilizaban era el kohava, un navío sin cubierta o puente, cuyo tamaño oscilaba entre los que cabían quince hombres (diez remeros, un timonel. cuatro guerreros) a los que eran lo suficientemente grandes como para albergar a veintisiete (veinte remeros, un timonel, seis guerreros), o incluso cincuenta y dos (treinta y ocho remeros, un timonel, trece guerreros). Los navíos con más de cuarenta remeros se conocían como seki-bune y tenían puente y cubierta. El contingente de estos barcos grandes se elevaba muchas veces a ciento trece hombres (cincuenta y ocho remeros, un timonel, un capitán y cincuenta y tres guerreros), y después de la subida al poder de Hídeyoshi, se construyeron otros con una capacidad desde ciento ochenta y un hombres (noventa remeros, tres timoneles, dos capitanes, ochenta y seis guerreros) hasta doscientos cinco hombres (cien remeros, dos capitanes, tres timoneles y cien guerreros). Las armas que llevaban ambos tipos de barcos eran las tradicionales «jinetas, lanzas, arcos y flechas» (Bonar, 115); después del siglo XVI, los seki -bune llevaban también un cañón grande y entre veinte a veintidós mosquetes. La diferencia entre los kohaya y los seki-bune se basaba en las necesidades tácticas de la guerra marítima: velocidad, maniobrabilidad y fuerza concentrada. Las dos primeras aumentaban con la progresiva disminución del tamaño del navío. mientras que la última disminuía proporcionalmente. La primera flota japonesa utilizaba los veloces y escurridizos kobaya para infíltrarse y alterar el unido frente de la flota enemiga, dirigiendo los ,seki -bune detrás de ellos para entablar confrontaciones masivas y más directas con el enemigo. Sin embargo, para los seki-bune, que conocidamente eran «torpes y difíciles de impulsar... la velocidad no se tomaba en consideración, mientras que la capacidad de carga o el sitio para luchar eran de mayor importancia» (Bonar. 114). Estos barcos y también los kobaya eran impulsados por largos reinos (ro) de estilo frontal que era el preferido por los remeros orientales; estos hombres miraban hacia la proa y movían los remos por delante de ellos. En tiempo de guerra, estos remeros muchas veces iban ligeramente armados y podían así entablar un combate de cerca con el enemigo una vez que se había establecido el contacto. Ambos tipos de navíos se utilizaban para dirigirse hacia el enemigo mientras los hushi que estaban a bordo lanzaban una fuerte lluvia de flechas con sus largos arcos dirigidas contra blancos vitales seleccionados, como el timonel enemigo, el capitán o los jefes del contingente militar (a quienes se podía identificar fácilmente por sus distintivos o banderines). Cuando se estblecía realmente el contacto, se lanzaban tablones con pinchos por el agua para enganchar los barcos: los bushi entonces corrían a bordo del navío enemigo haciendo girar sus lanzas o sus largas espadas mientras que los remeros a su vez tomaban los arcos y las ballestas. Sobre una superficie firme, bien fuera rocosa o no, el bushi con armadura estaba en su elemento y podía abordar al enemigo con toda la concentración y habilidad profesional que normalmente demostraba en cualquier campo de batalla. Según un autor, normalmente se perseguía la matanza rápida. Pero la posibilidad de caer por accidente en aguas profundas, o la necesidad de nadar en aguas agitadas para rescatar a un líder o jefe, estaba siempre presente. Un guerrero no siempre podía confiar en sus remeros para ser rescatado si se encontraba luchando en el agua y. por consiguiente, no sólo tenía que ser un buen nadador, sino que por encima de todo tenía que poder nadar mientras llevaba la panoplia de la armadura, que aunque no fuera tan engorrosa ni estuviera tan adornada (o-yoroi) como la que llevaban los generales, aun así era bastante pesada y compacta. Las escuelas que se especializaron y que entrenaban al guerrero para esta forma militar de natación crecieron como los hongos en Japón. Normalmente estaban vinculadas a ciertos clanes, aunque algunas eran relativamente independientes. Durante el periodo de los Tokugawa, cuando el entrenamiento para el combate era muchas veces un sustituto del propio combate, fueron especialmente activas. Todas estas escuelas se preocupaban principalmente de las técnicas de la natación mientras se llevaba puesta la pesada armadura (katchu­-gozen-ovogi). Una escuela, la ryu Koho (Kobori) de Kyushu, perfeccionó de un modo excepcional esta especialización del bujutsu.

Sin embargo, cada escuela se concentraba en desarrollar la capacidad del bushi para emplear sus armas tradicionales mientras estaba completamente sumergido e incluía técnicas diseñadas para capacitar al guerrero para permanecer a flote durante un tiempo considerable o nadar distancias largas mientras llevaba puesta su armadura. Por consiguiente, no nos coge de sorpresa el leer acerca de la extraordinaria destreza del bushi para utilizar el arco y las flechas mientras estaba en el agua (recuérdese que las plumas de las flechas debían permanecer secas si se quería controlar su trayectoria). El nadar en distancias largas, como ya se ha mencionado, era una de sus habilidades, haciéndolo con frecuencia de noche e incluso lejos de la costa(habilidad que hizo famosa a la ryu Suifu). El bushi también aprendió a utilizar las armas de fuego mientras estaba en el agua, a llevar el banderín de su clan atado a un palo largo al estilo que hizo famoso la ryu Yamanouchi y, por supuesto, a luchar dentro y por debajo del agua. Por tanto, la práctica de la natación era una parte integral de la preparación militar y, como se ha indicado en la sección anterior, el diseño de la casa central de un clan muy raramente dejaba de proporcionar espacio suficiente para un estanque profundo que estaba cerca del terreno para equitación o de las salas para la práctica de las artes marciales, donde se podían practicar asiduamente las técnicas de la natación con armadura.

En una época tan tardía como en el siglo xix, después de la Restauración de Meiji, los programas escolares del nuevo Japón incluían todavía pruebas especiales de destreza en el agua, con un tipo de competición cuyo carácter militar era evidente en su organización y ejecución, así como en las armas empleadas. Matsudaira describe una competición que tuvo lugar en 1907:

Todo el conjunto está dividido en dos grupos. unos con gorros rojos y los otros con gorros blancos cada hombre lleva una pequeña placa, kawarake sobre su cabeza atada con una cuerda y sujeta con la mano por encima del agua un palo hecho de paja. Bajo el mando de sus respectivos líderes, ambos grupos entran en combate y en ese momento la superficie del agua se convierte en el centro de un combate simulado. Entonces tiene lugar una violenta lucha cuerpo a cuerpo con los sables de paja. Aquellos que tienen motas sus placas para la cabeza se tienen que retirar, y al final, aquel grupo cuyo líder haya perdido su placa es declarado derrotado por nuestro árbitro. Todos estos movimientos se realizaban en el mar o en el río donde el agua es muy profunda (Matsudaira. 125).

Volviendo primeramente a las aguas del interior, tanto durante el primer período de frecuentes guerras civiles como en el largo período de los Tokugawa que vino a continuación, muchas escuelas se especializaron en el adiestramiento de guerreros para manejarse dentro del agila según la especial naturaleza, distancia, profundidad y fuerza de las aguas de las que se tratara. Por ejemplo, las ryu Shinden y Mukai acumularon una fuente de conocimientos referentes a las técnicas que eran útiles para dominar las fuertes corrientes de los ríos. Algunos ejercicios (sensu-morogaeshi) desarrollados por la ryu Mukai comprendían un abanico de papel que se debían mantener por encima de las aguas torrenciales (cuidadosamente sujeto con los dedos de las manos o de los pies) mientras el guerrero iba andando por el agua, nadando o flotando. Estas modalidades son practicadas incluso hoy en día por un pequeño círculo de expertos que consideran que esta «natación parada es de gran importancia». Se dice que supone el «mantener el cuerpo recto y quieto, utilizando sólo las piernas y teniendo las manos libres como para poder escribir o pintar con la mano derecha en un abanico u hoja de papel que se sostiene con la mano izquierda» (Matsudaira, 125).

Parece que el nadar en lagos era el campo determinado de la ryu Sasanuma (como también lo era de las ryu antes mencionadas Kobo y Takeda) que desarrolló y perfeccionó en el sur de la isla de Kyushu. Por último, el nadar en el mar abierto hizo famosa, con razón, a la ryu Kankai entre los miembros de los buke, y las técnicas desarrolladas en esta escuela, que incluían el nadar semierguido por medio de un movimiento de las piernas típicamente circular (mawashi). se mencionan en la literatura épica de las artes marciales. También se debe asignar un lugar especial a las escuelas de natación secretas desarrolladas por aquellos miembros de gremios u organizaciones secretas conocidos como ninja. de los que hablaremos con detalle en otra sección. Como se puede suponer. había una fiera rivalidad entre las diversas escuelas, y cada estilo de natación especializado normalmente era un secreto muy bien guardado, de acuerdo con el carácter tradicional y exclusivista del sistema de los clanes. A los guerreros que querían dominar varios estilos, con frecuencia sus amos les daban permiso para viajar a lo largo y ancho de Japón, para buscar la instrucción de los maestros de las principales escuelas (empleando a menudo años de entrenamiento en cada escuela). Algunas veces, estos estilos diferentes y especializados se comparaban a gran escala en torneos que tenían lugar ante el shogun. Los documentos de las artes marciales mencionan una competición celebrada ante Tokugawa Iesada, en la que veinticinco nadadores de cada escuela principal compitieron ferozmente uno contra otro en sus sofisticadas especializaciones durante tres días.

Desgraciadamente, pocas de estas especializaciones han sobrevivido y la mayor parte del repertorio técnico combinado (tan relacionado con otras épocas, armas y firmas de guerra) ha sido reemplazado bien por métodos modernos de guerra anfibia o se ha incorporado de forma general a los métodos de entrenamiento del moderno arte de la natación, en el que los atletas japoneses son tan expertos.

Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo Takagi Yoshin Ryu
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo creado en el Siglo XVII, por Takagi Oriemon Shigenobu.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Utiliza Jutaijutsu con mucha velocidad controlando el equilibrio del oponente.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Desarrollado para sitios cerrados, por lo que utiliza técnicas a corta distancia.

Leer más...  
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo Shinden Fudo Ryu
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Estilo creado en el siglo XII por Izumo Kanja Yoshiteru.
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Dividido en Dakentaijutsu (Formas de Golpeo) y Jutaijutsu (Agarres, Palancas y Proyecciones).
Clases de Ninjutsu en Santiago Centro
Utiliza Daisho, Katana, Yari, Naginata, Hojojutsu.

Leer más...